domingo, 22 de marzo de 2015

Ángeles mensajeros

ANUNCIACIÓN A ZACARÍAS.-DOMENICO GHIRLANDAIO.-RENACIMIENTO
      En la entrada anterior estuve exponiendo, a partir del título que tenía ('Los ángeles, ¿existen?'), que está sobradamente demostrado que sí existen y me apoyaba básicamente en textos del Antiguo Testamento y en uno del Nuevo Testamento, en los que a través de algunos de los diversos Libros que lo forman, aparecen en algunos relatos. Y siempre con alguna misión encomendada por Dios.
      Dicho así podría parecer que todo eso es fruto de lo ocurrido antes del nacimiento de Jesucristo, con el que se inaugura el Nuevo Testamento, lo cual sería absolutamente erróneo como vamos a ir viendo. Voy a seguir por el mismo camino pero ya en la Etapa nueva. El mismo Jesucristo es asistido por ellos en su retiro en el desierto después de ser bautizado por su primo Juan Bautista. Tras haber padecido  las tentaciones de Satanás, Mateo nos cuenta en su Evangelio lo sucedido y al final despide al maligno así: 'Entonces Jesús le dijo: -Márchate, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él le darás culto. Entonces el diablo se alejó de él, y  unos ángeles se acercaron y le servían'. (Mt. 4, 10-11).
TENTACIÓN DE CRISTO EN EL DESIERTO.-
SANDRO BOTTICELLI.-RENACIMIENTO
      Es una primera exposición a la que luego seguirán otras más, a cuál más interesante. Pienso que hay otro ejemplo, universalmente conocido, de la presencia de un ángel que está destacadísimo en el N.T. Veamos: 'Al sexto mes, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una joven prometida a un hombre llamado José, de la estirpe de David; el nombre de la joven era María. El ángel entró donde estaba María y le dijo: -Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo. Al oír estas palabras ella se turbó y se preguntaba qué significaba aquel saludo. El ángel le dijo: -No temas, María, pues Dios te ha concedido su favor. Concebirás y darás a luz un hijo al que pondrás por nombre Jesús. Él será grande, será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la estirpe de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin'. (Lc. 1, 26-33).
ANUNCIACIÓN A MARÍA.-CARL BLOCH.-REALISMO
      Lo conocen, ¿verdad? Comprenderán que tenía obligación moral y espiritual de ponerlo y, además, de las primeras citas. Ahí empezó todo. En esta cita está el inicio de la realización de la historia de Amor más grande de las que puedan haber. Al menos así lo veo yo.


      Hay otro caso similar al de la Virgen en cuanto que el ángel anuncia otra gran alegría, pero de un modo diferente por la actitud del receptor del mensaje. Zacarías era un sacerdote del Templo, casado con Isabel, ambos 'irreprochables ante Dios'. No tenían hijos porque Isabel era estéril y los dos eran ya de edad avanzada. Un día que le tocaba ejercer el servicio sacerdotal 'le tocó en suerte entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso. Todo el pueblo estaba orando fuera mientras se ofrecía el incienso. Y el ángel del Señor se le apareció, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verlo Zacarías se sobresaltó y se llenó de miedo. Pero el ángel le dijo: -No temas, Zacarías, tu petición ha sido escuchada. Isabel, tu mujer, te dará un hijo al que pondrás por nombre Juan'.
ZACARÍAS Y EL ARCÁNGEL SAN GABRIEL.-GHIRLANDAIO.-RENACIMIENTO
      Es evidente y comprensible que tuviera un susto fenomenal. Intentemos ponernos en la piel de Zacarías para ver qué nos hubiera ocurrido a nosotros, porque un ángel no se aparece a las personas todos los días, y menos aún, hablándole directamente. Si además le dice cosas como 'será grande ante el Señor', 'quedará lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre', 'convertirá muchos hijos de Israel a su Dios', 'irá delante del Señor con el espíritu y el poder de Elías' y 'para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto', es comprensible que para un sacerdote del Altísimo  fuese considerado como un alto honor cuanto se le decía de parte de Dios por medio del ángel, pero...
      Zacarías también era hombre sensato y la razón humana le llevó, si no a la desconfianza, sí a la duda. La fe en su Dios no quedó muy bien, que digamos. Esto supuso que el ángel le demostrara que 'para Dios no hay nada imposible': 'Zacarías dijo al ángel: -¿Cómo sabré que va a suceder así? Porque yo soy viejo y mi mujer entrada en años. El ángel le contestó: -Yo soy Gabriel, que estoy en la presencia de Dios y he sido enviado para hablarte y darte esta buena noticia. Pero tú te quedarás mudo y no podrás hablar hasta que se verifiquen todas estas cosas, por no haber creído en mis palabras, que se cumplirán a su tiempo'. (Lc. 1, 5-25).
SAN GABRIEL DEJA MUDO A ZACARÍAS.-
ALEXANDER IVANOV.-ACADEMICISMO
      Efectivamente el tiempo demostró, tanto a Zacarías como a Isabel, su mujer, así como a todos sus conocidos y amigos, que cuanto Dios le anunció a través de su mensajero se hizo gozosa realidad.


      Continúan habiendo casos en los Evangelios en los que también aparecen ángeles. Ocurren en momentos que pueden ser considerados como realmente trascendentes. Quizá nos inviten a fijarnos en los momentos cruciales de los protagonistas de cada caso.
      A poco que nos esforcemos podremos recordar el momento amargo  de la oración de Jesucristo en Getsemaní, momentos antes de recibir el beso traidor de Judas. Si meditamos esos momentos tan crudos que le hicieron sudas sangre, nos daremos cuenta que la presencia de un ángel confortándolo en esos momentos admitiremos como absolutamente necesario este gesto, teniendo en cuenta, además, que Jesús conocía perfectamente lo que le iba a suceder esa noche y al día siguiente.
AGONÍA EN GETSEMANÍ.-ARY SCHEFFER.-CLASICISMO
      'Entonces se le apareció un ángel del cielo, que lo estuvo confortando. Preso de angustia oraba más intensamente, y le entró un sudor que chorreaba hasta el suelo, como si fueran gotas de sangre'. (Lc. 22, 43-44). Realmente Cristo lo necesitaba.


      Las mujeres se dirigieron al sepulcro de Jesús con los aromas que habían preparado 'y encontraron la piedra que lo cerraba que había sido corrida a un lado. Entraron, pero no encontraron el cuerpo del Señor Jesús. Estaban aún perplejas, cuando dos hombres se presentaron ante ellas con vestidos deslumbrantes. Llenas de miedo, hicieron una profunda reverencia. Ellos les dijeron: -¿Por qué estáis buscando entre los muertos al que está vivo? No está aquí. Ha resucitado'. (Lc. 24, 1-6). No era para menos. Cualquiera de nosotros hubiera hecho lo mismo  que aquellas santas mujeres.
LAS TRES MUJERES EN EL SEPULCRO VACÍO DE CRISTO
.-WILLIAM HOLE.-S.XIX--XX
       ¿Y en la Ascensión de Cristo? Después de tres intensos años de íntima convivencia con el Maestro, siguiéndole a todas partes, presenciando sus milagros y oyendo su doctrina, no acababan de asumir que ya no lo verían más hasta su vuelta. Su emoción era intensa. 'Lo vieron elevarse, hasta que una nube lo ocultó de su vista'. Eran incapaces de moverse de allí envueltos en sus propias emociones.
      'Mientras miraban atentamente al cielo viendo cómo se marchaba, se acercaron dos hombres con vestidos blancos y les dijeron: -Galileos, ¿por qué seguís mirando al cielo? Este Jesús que acaba de subir de vuestro lado al cielo, vendrá como lo habéis visto marcharse'. (Hch. 1, 9-11). Nuevamente los ángeles hacen acto de presencia.
ASCENSIÓN DE CRISTO.-HARRY ANDERSON.-S. XX
Para finalizar una pasaje de los Hechos que nos indica el cuidado que Jesucristo tiene de su Iglesia. Herodes encarcela a Pedro y encarga de su custodia a cuatro escuadras de soldados. La Iglesia ora incesantemente por él. 'Pedro estaba durmiendo entre dos soldados, atado con dos cadenas, mientras dos guardias vigilaban la puerta de la cárcel. En esto el ángel del Señor se presentó y un resplandor inundó la estancia. El ángel tocó a Pedro en el costado y lo despertó diciendo: -¡Deprisa, levántate! Y las cadenas se le cayeron de las manos. El ángel le dijo: -Abróchate el cinturón y ponte las sandalias. Pedro lo hizo así y el ángel le dijo: -Échate el manto y sígueme. Pedro salió tras él, sin darse cuenta que era verdad lo que el ángel hacía, pues pensaba que se trataba de una visión. Después de pasar la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que da a la calle, y se les abrió sola. Salieron y llegaron al final de la calle; de pronto el ángel desapareció de su lado. Y Pedro, volviendo en sí, dijo: -Ahora me doy cuenta que el Señor ha enviado a su ángel para librarme de Herodes y de las maquinaciones que los judíos habían tramado contra mí’. (Hch. 12, 1-17).
ÁNGEL LIBERANDO A PEDRO.-RAFAEL SANZIO.-RENACIMIENTO
      Como dice San Agustín: 'Conocemos por la fe que existen los ángeles y leemos que se aparecieron a muchos, de forma que no es lícito dudarlo'. (SAN AGUSTÍN.Comentario sobre el Salmo 103).
      Que Cristo glorioso y nuestra Madre la Virgen de la Esperanza nos asistan y bendigan.

sábado, 7 de marzo de 2015

Los ángeles ¿existen?


ARCÁNGEL SAN MIGUEL.- JOSSE LIEFERINXE.-S. XV - XVI

      Buena pregunta, ¿no? Ciertamente hay personas que cuestionan su existencia. Pero debo dejar claro que debemos partir de un hecho: para creer en su existencia hemos de tener en cuenta la fe. Si nos dejamos llevar de lo que dice la Biblia, no hay lugar para ninguna discusión, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Si me he animado a escribir sobre ellos es por un doble motivo: Uno. Precisamente porque creo firmemente en ellos, deseo desde estas líneas rendirles un modesto homenaje. Digo esto así porque solamente dispongo de palabras humanas para decir algo que trasciende absolutamente todo lo humano. Pero ellos me comprenderán. Estoy seguro.
      El otro motivo es porque lamentablemente son bastante desconocidos de los mismos cristianos, como me lo demuestran los comentarios que he oído en bastantes personas de todas las tendencias, algunos de los cuales son cristianos comprometidos. La gran mayoría conserva un débil recuerdo de su etapa infantil, de una niñez que recordaban con aires de nostalgia, de la oración que sus padres, especialmente su madre, le enseñaron ('Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me dejes solo ni de noche ni de día, que si no, me perdería) y todavía conservan ese concepto infantil de esos personajes que no ha evolucionado.
    ÁNGEL GUARDIÁN.- DOMENICO ZAMPIERI, DOMENICHINO.- BARROCO
      Incluso cuando se debate el tema presentan unas argumentaciones sin base sólida en la que apoyarse y que, evidentemente, es fácilmente rebatible.
      Por supuesto, y la misma Historia es testigo de ello, desde hace siglos, incluso milenios, se da testimonio de su existencia. Y todavía hoy se da testimonio de su existencia. Pero mejor es, me parece, que siga un orden en la exposición del tema que nos ocupa.. 'Casi todas las páginas de los libros sagrados testifican que existen ángeles y arcángeles'. (SAN GREGORIO MAGNO.Comentario sobre el Salmo 103).
     
      Un primer interrogante que surge en casi todas las ocasiones que he presenciado es el siguiente: ¿Cómo son? ¿Qué aspecto tienen? ¿Qué función o funciones desempeñan? Ciertamente es muy difícil responder plenamente a esos interrogantes, porque si no se ha visto ninguno no se puede contestar, al menos desde un testimonio personal, pero si acudimos a la enseñanza de la Iglesia y al testimonio de los Santos Padres de la misma, algo de eso podemos decir. 
ÁNGELES ADORANDO A JESÚS, RECIÉN NACIDO.- HUGO VAN DER GOES .- GÓTICO
      Es evidente que el aspecto que se les ha dado desde el prisma del Arte, en general, es el de unos seres con hermosas y elegantes alas, con túnica blanca, rosada o de algún color suave, pero ¿verdaderamente son así? No parece lo más apropiado para unos seres que son espíritus puros, pero volvemos a tropezarnos con lo mismo: solamente tenemos nuestros parámetros humanos para describirlos gráficamente, y en ese sentido los pintores y los escultores los presentan desde su propio concepto artístico.
      Pienso que a nivel de cada persona, la lógica, el sentido común y, por supuesto, desde la propia fe que tengamos, no debemos perder de vista que han sido creados por Dios como espíritus purísimos desde antes del principio de la Creación de nuestro Universo. Y como espíritus purísimos podrían no necesitar las alas para nada. Pero las lleven o no, creo que eso es algo intrascendente. Lo realmente importante es que si Dios es capaz, como Todopoderoso, de crear esa maravilla que llamamos Creación, con el ser humano incluido, también puede crear seres  según su propia mente infinita, como a Él le parezca.
      'Y de nuevo, cuando introduce a su Hijo primogénito en el mundo, dice: -Que lo adoren todos los ángeles de Dios.Mientras que de los ángeles dice: -El que hace de los ángeles espíritus y a sus ministros llamas flameantes'. (Heb. 1, 6-7). Con eso podemos tener un punto de partida. El autor lo escribió aproximadamente hacia el año 50 de nuestra Era, pero en el Antiguo Testamento también podemos leer en el Génesis que, después de la desobediencia de nuestros primeros padres, 'expulsó al hombre y, en la parte oriental del huerto de Edén, puso a los querubines y a la espada de fuego para guardar el camino del árbol de la vida'. (Gén. 3, 24).
EXPULSIÓN DEL PARAÍSO, 1891.-FRANZ STUCK .- S. XIX - XX
      En esos fragmentos tenemos: a) los ángeles son espíritus. Tienen inteligencia y voluntad, como las personas, pero pero ellos en estado puro y perfecto, lo que les permite tener una inteligencia y voluntad muchísimo más perfectas que la nuestra.  b) 'Puso querubines' que guardasen el árbol de la vida. Vemos que están a las órdenes de Dios. En el siglo VI, Dionisio Areopagita, monje sirio, basándose en las Cartas de San Pablo a los Colosenses y a los Efesios, estableció tres jerarquías de ángeles: 
  • Serafines, Querubines y Tronos.
  • Dominaciones, Virtudes y Potestades.
  • Principados, Arcángeles y Ángeles.
      Desde nuestro lenguaje humano, podemos decir que los Querubines guardianes de l árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, pertenecen a la primera jerarquía. Los Arcángeles y los Ángeles, a la tercera. 
ESCALERA DE JACOB.-WILLIAM BLAKE.-NEOCLASICISMO
      La mejor fuente que tenemos para conocer algo sobre la existencia de los ángeles, es, como he dicho anteriormente, la Biblia. Personalmente, siempre que he tenido que hablar sobre ellos he recurrido a ella, y ahora voy a hacer lo mismo y tomo el pasaje del sueño de Jacob: 'Partió, pues, Jacob de Berseba camino de Jarán. Llegado a cierto lugar se dispuso a pasar allí la noche, porque el sol se había puesto. Tomó una piedra, se la puso de cabezal y se acostó. Entonces tuvo un sueño: Veía una escalinata que, apoyándose en tierra, tocaba con su vértice el cielo. Por ella subían y bajaban los ángeles del Señor.' (Gén.28, 10-12).
      En cuanto a las misiones que desempeñan, según los episodios en los que aparecen en la Biblia son diferentes, aunque por lo que yo he visto en los diversos pasajes bíblicos, todos tienen un denominador común: son mensajeros de Dios, están en adoración permanente a su Creador y su obediencia al Todopoderoso es incuestionable. Vamos a ver algunos casos: 
       '-Pero igualmente Dios me ha enviado a curaros a ti y a tu nuera Sara. Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que asisten al Señor y pueden contemplar su gloria. Los dos se pusieron a temblar y llenos de miedo cayeron rostro a tierra. Pero el ángel les dijo: -No temáis. La paz esté con vosotros. Bendecid a Dios por siempre. Cuando estaba con vosotros no era por mi propia voluntad, sino por determinación de Dios. Bendecidlo y alabadlo día tras día'. (Tob. 12, 14-18).
Uno de los Libros más bonitos de la Biblia es el de Tobías. Cautiva desde el principio  y su lectura 'engancha'. Pero es el final que tiene lo que realmente conmueve. Veamos. Tobías vuelve de un viaje que ha emprendido con Sara, su mujer, y el compañero de camino que tuvo.
TOBÍAS Y EL ÁNGEL.-ANDREA DEL VERROCCHIO.-RENACIMIENTO
Cuando su padre recobra la vista y a despedir a quien creía ser una persona que lo acompañaba por un salario, se encuentra con que les dice a él y a su padre entre otras cosas:
      Dios toma una determinación con los problemas de esas familias y envía su mensajero para que les ayude. Es uno de los ejemplos de la actuación de los ángeles de Dios, y me da la impresión que hoy continua haciendo lo mismo, si bien de una forma distinta.
      'Nabucodonosor, lleno de ira y visiblemente enfurecido con Sidrac, Misac y Abénago (este último es el nombre que Daniel tenía en la Corte del Rey) mandó que se encendiese el horno con una intensidad siete veces mayor  de la acostumbrada y ordenó...que los arrojaran al horno de fuego abrasador. Los jóvenes, tal como estaban vestidos fueron atados y arrojados al horno de fuego abrasador'. (Dan. 3, 19-23). Pero la cosa no quedó ahí. Continúa con la oración y el cántico de los tres jóvenes a Dios. El rey y sus ministros quedan asombrados, porque Nabucodonosor veía cuatro jóvenes en lugar de los tres que arrojó:
Otro caso también conocido es el de Daniel. Nabucodonosor ha erigido una estatua suya de oro y ordena que todos se postren y la adoren. Daniel y sus dos amigos se niegan. Resultado:
SIDRAC, MISAC, Y ABDÉNAGO EN EL HORNO.-GUSTAVO DORÉ.- S. XIX
      ¿No arrojamos nosotros al fuego a estos tres hombres atados? Ellos (los ministros) respondieron: -Sí, majestad. -Pues yo veo cuatro hombres desatados que caminan en medio del fuego sin sufrir daño, y el cuarto tiene aspecto de un dios'. Y ordenó que salieran los tres del horno. 'Y los tres salieron de entre las llamas. Los sátrapas, intendentes, gobernadores y ministros del rey se acercaron para ver cómo el fuego  no había tenido poder sobre sus cuerpos; el pelo no estaba chamuscado, las túnicas estaban intactas y ni siquiera olían a quemado. Entonces Nabucodonosor exclamó: ¡Bendito sea el Dios de Sidrac, Misac y Abénago, que ha mandado a su ángel y ha salvado a sus siervos! Pusieron su confianza en él y desobedeciendo la orden del rey, prefirieron arriesgar su vida antes de servir y adorar otro dios fuera del suyo. Yo ordeno, pues, que todo hombre, de cualquier lengua, pueblo o nación que hable mal del Dios de Sidrac, Misac y Abénago, sea cortado en pedazos y su casa derribada, porque no hay otros dios que pueda salvar como éste'. La historia completa se puede leer en la Biblia, en el Libro de Daniel, capítulo tercero, completo. Realmente es un episodio emocionante por la fe que tienen los tres jóvenes en su Dios que no los abandona y a través de ellos se manifiesta al rey, que no duda en afirmar que Dios ha enviado un ángel, así como a su Corte.
ABRAHAM Y LOS TRES ÁNGELES.-JOSSE LIEFERINXE.-S. XV - XVI
      En el Antiguo Testamento hay varios pasajes más que hablan de la presencia de ángeles que actúan por mandato de Dios: Isaías, cap. 6, versículos 1 al 7; , por ejemplo. O en el Libro de los Jueces, capítulo 13, versículos 1 al 5, referido al nacimiento de Sansón. Y también el conocidísimo episodio de Abraham y los tres ángeles en el encinar de Mambré, en el Génesis, capítulo 18, versículos 1 al 16.
      De momento dejo el tema aquí para continuarlo en la próxima entrada.
Que el Cristo del Consuelo y Nuestra Señora de los Dolores nos bendigan y protejan.